lunes, 31 de marzo de 2008

MARZO – 3er CONSEJO > Solo permitir 3 actualizaciones

En cuanto a las "actualizaciones" mi consejo es no aceptarlas nunca o casi nunca.

Hay tres excepciones. La primera es que hay que aceptar las de Windows porque es un sistema en el que siempre están encontrando agujeros de seguridad que tienen que arreglar para que no se cuelen nuevos virus. La segunda excepción son las actualizaciones de Firefox porque es un programa que se porta bien y también tiene que ver con mantener tu seguridad al navegar por Internet. Y la tercera es la más importante porque se trata de las actualizaciones de tu programa de anti-virus. Si este no se actualiza no servirá de nada. Se actualizan hasta varias veces por semana y hay que aceptarlo si quiere que funcionen para proteger tu ordenador de nuevas amenazas.

En cuanto al resto de programas recomiendo desactivar todas las actualizaciones automáticas porque en el fondo lo único que hacen son mínimos cambios en cuanto al funcionamiento del programa mientras introducen muchas oportunidades para que el fabricante te líe a gastar dinero.

Si has instalado un programa será porque hace lo quieres que haga. ¿Por qué necesitas actualizarlo si ya hace lo que quieres? La realidad es que cuando hay algo nuevo que merece la pena no te lo regalan así que olvídate de las actualizaciones completamente. Si estas aburrido/a y te divierte ver como una rayita blanca se cambia a color verde, pues entonces bájate actualizaciones.

No tengas miedo a que un programa se quede “antiguo”. Funcionara siempre como cuando lo instalaste y si por alguna razón algo no funciona será muchísimo mas rápido buscar una sola actualización de vez en cuando que estar siempre dejando que tu ordenador haga cosas que tu no controlas. Para mi el enfoque es siempre controlar el ordenador y que no sea al revés.

Busca todas las cosas como “Update Manager” y otros nombres parecidos y cambia los “settings” para que nunca JAMAS busquen actualizaciones automáticamente y sobretodo para que nunca instalen actualizaciones automáticamente, etc. Es decir que nunca te molesten porque lo automático no es para ayudarte en realidad sino para quitarte control de tu ordenador.

Si algún día te entran ganas de obedecer a un programa que quiere actualizarse dile que no y anótalo en tu agenda para dentro de un par de semanas. Si entonces todavía sigues pensando que lo quieres actualizar pues hazlo pero prepárate para las consecuencias que pueden incluir que el programa funcione peor o que tengas que dedicarle unas cuantas horas a volver a poner todo como te gusta.

Las actualizaciones son un poco como dejar que alguien entre en tu casa y te pinte todas las paredes de otro color. Luego te tocara volver a poner los muebles donde te gusta y encontraras que los pintores han dejado algunas cosas mal. Igual con las actualizaciones de ordenadores. Desde luego evita siempre actualizar por impulso de un momento cuando un programa diga que tardara “menos de 1 minuto” o algo parecido. Esto son simplemente mentiras. En estos momentos es cuando hay que anotarlo para decidir en un par de semanas. Así normalmente después de un par de semanas te darás cuenta de que fue una pequeña locura y te habrás ahorrado un montón de problemas. Verdaderamente recomiendo esta estrategia de dejar pasar unas cuantas semanas para pensarlo con frialdad.

Las actualizaciones que prometen ser de “menos de 1 minuto” o algo parecido no cuentan el tiempo que tardaras en reiniciar el ordenador ni en esperar a que se descarguen, ni el tiempo que estarás mirando a la pantalla sin saber que esta pasando, etc. Y mucho menos el tiempo que puedes necesitar para volver a poner el funcionamiento del programa como ya lo tenias antes.

Con los ordenadores hay que tener la actitud de que si algo funciona mas o menos, cualquier esfuerzo de arreglarlo puede hacer que todo vaya peor.

Las actualizaciones me parecen ser un invento de marketing para mantener a los consumidores consumiendo... es decir, para no dejarte en paz. La mayoría de los programas que valían para escribir un texto (como Word) hace 10 años siguen valiendo perfectamente para escribir un texto hoy. Esto esta escrito con el Microsoft Word que yo tenia en 1999 y también sigo trabajando con el Outlook de ese año aunque el ordenador ya no es el original.

El Outlook de 1999 funciona perfectamente hoy y lo mejor es que si lo has usado por tantos años, ya lo conoces y no tendrás que aprender nada nuevo, ni tendrás que importar tus contactos (ni perder o duplicar algunos contactos al importarlos, y luego pasar horas arreglando todo eso, etc, etc...)

Mi experiencia en los últimos 10 o mas años es que cuando hay algo nuevo de verdad como por ejemplo nuevos formatos de vídeo (Flash) siempre puedes fácilmente buscar el nuevo programa adecuado para instalarlo y en realidad haber estado actualizando otros programas no vale de nada para algo verdaderamente nuevo.

En general al instalar un nuevo programa recomiendo decir que “no” a todas las cosas “extra” que te ofrecen y sobretodo a todo vinculo que te mantenga en contacto con el fabricante. Por aquí te llegara mucha basura – es decir publicidad bajo el pretexto de tenerte “al día”. Si necesitas cualquier cosa mas adelante del fabricante es cuestión de buscar su nombre en Google.

1 comentario:

Enrique dijo...

Como me ha parecido interesante tu blog lo, voy a enlazar al mio.
http://ubuntu-paranovatos.blogspot.com/
Si quieres, haz lo mismo si no, no pasa nada.
"sacando el enchufe de la pared te dejara en paz y podrás acostarte o salir de paseo o tener relaciones con humanos."

Cuanta razón. Saludos y Feliz año. Sigue con los consejos.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

AVISO: Estos consejos pueden ser, como bien se indica en el titulo, un tanto radicales, y los autores no serán en ninguna forma responsables de cualquier daño o perdida que pueda sufrir cualquier lector como resultado de cualquier información contenida en este blog - ni en los artículos, ni en los comentarios.